martedì 6 dicembre 2011

El Vedado 1950

El Vedado (1950) from Memoria de Cuba on Vimeo.


Manuel Febles, ministro de Obras Públicas, visita la zona de Paseo y Zapata en el Vedado, para inspeccionar las mejoras efectuadas en esa rotonda. Más tarde visita la Calzada de Rancho Boyeros donde se construye la Plaza Cívica.

EL VEDADO

El Vedado es un barrio de la ciudad de La Habana cuya construcción se inició a finales del Siglo XIX y alcanzó su máximo esplendor en la primera mitad del Siglo XX. En la actualidad forma parte del municipio Plaza de la Revolución. Es el centro económico y financiero de la capital de Cuba, en sus inmediaciones están las sedes de numerosos ministerios estatales y oficinas compañías extranjeras que tienen relaciones con el país. En cuanto a actividades culturales es solo comparable con La Habana Vieja, con numerosas galerías de arte y museos.

Se dice que el nombre proviene de una zona considerada como vedada (prohibida) debido a que una gran parcela dentro del territorio era propiedad privada del Conde de Pozos Dulces, donde éste tenía su casa quinta. En estos tiempos existía una ciudad intramuros y otra extramuros (que se extendía hasta el Cerro y lo que es hoy Vedado), de esta manera se creaba una zona de defensa ante ataques de piratas o fuerzas foráneas.

El ingeniero Luis Iboleón Bosque fue el urbanista de El Carmelo y también de El Vedado, se concibieron desde un inicio manzanas que tendrían cien metros por cada lado, a excepción de las limitadas por las calles C y D, que solo tendrían 80, y las localizadas entre D y E, de 120 metros. Esto se debió, a fuertes presiones de una fábrica de ladrillos que existía en lo que sería la manzana de las calles Dy E. La barriada contaría con dos avenidas transversales bellamente arboladas: G, que luego seria Avenida de los Presidentes y Paseo. La trama vial se trazó para facilitar el paso de los vientos alisios. Este proyecto incluía además numerosos parques y parterres arbolados, y el jardín debía formar parte de la vivienda con carácter obligatorio. Se introdujó por primera vez en el país el uso racional de letras y números para las calles. Para 1870 solo habían 20 viviendas en la zona, su poblamiento en un inicio fue muy lento, con el transcurso de los años posteriores se establecieron otras familias.

Después de la Guerra Necesaria, y durante la intervención norteamericana de 1898 hasta 1902, comenzó el auge del área, que se incrementó con la independencia del país, numerosas personas establecieron sus palacetes cerca del mar, huyendo de La Habana Vieja, atestada de gente por aquel entonces. Sin embargo durante la década de 1950, las personas más ricas se mudaron aún más al oeste hacia Miramar y el Country Club, dejando El Vedado, para las clases medias. Esto fue aprovechado por grandes compañías inmobiliarias cubanas y extranjeras para comenzar a levantar numerosos edificios altos de entre 20 y 30 pisos, como el Edificio Focsa, el Habana Libre o el Somelian, conjuntamente con varios casinos como el Sans Souci o el Riviera, de esta etapa, el mayor exponente arquitectónico es el Hotel Nacional de Cuba, uno de los más conocidos del mundo.

Con el triunfo de Revolución cubana, las casas que fueron abandonadas por sus moradores, fueron transformadas en escuelas y oficinas de los ministerios gubernamentales. Se construyó el Coppelia, la heladería más famosa de Cuba y varios restaurantes como El cochinito o El Mandarín. Luego del colapso de la URSS en la zona aledaña al Malecón habanero, se siguieron construyendo altos edificios y hoteles como el Atlantic y numerosos clubes, discotecas, etc.[

Considerado un modelo de desarrollo urbano, se caracterizó por la combinación armoniosa de calles y avenidas pobladas de árboles, portales y casas señoriales de los más variados estilos, predominando el ecléctico. Su evolución posterior lo llevó a combinar edificios, cines, restaurantes, escuelas, instituciones públicas que fueron completando su trama urbana pero sin perder el encanto de sus paseos y calles arboladas en las que siguen presentes las monumentales residencias de épocas pasadas, cuyo número posiblemente no existe en ninguna otra urbe de Cuba. Hoy día es redescubierto por arquitectos y urbanistas del mundo entero que admiran su belleza y elegancia. Una de sus casas, en E y 19, fue la residencia de Dulce María Loynaz. Se destaca también, la residencia de estilo Art Decó propio de un palacete florentino, que otrora fuera la casa de Catalina Laza y Juan Pedro Baró. Las Avenidas Paseo (antiguamente llamada Avenida de los Alcaldes) y de los Presidentes (o también Calle G) son dos de las arterias más famosas del Barrio que avanzan desde el centro político de la ciudad hacia el malecón.
También en el Vedado encontramos el majestuoso Cementerio de Colón, el cual constituye un Patrimonio Cultural de la nación cubana por ser el tercer cementerio más sobresaliente del mundo debido a sus valores esculturales, y el primero de toda América. La zona norte del Vedado, bordeando la costa del Estrecho de la Florida, es delimitada por la Avenida llamada Malecón, que se extiende hasta la desembocadora del río Almendares, que marca el límite oeste del Vedado con el barrio de Miramar. El Torreón de la Chorrera, un pequeña fortaleza de varios siglos de antigüedad y que formaba parte del conjunto militar de fortificaciones antiguas de la ciudad, se encuentra a orillas de la desembocadura de este río, marcando el límite final oeste del Malecón. Otro punto importante del Vedado es La Rampa, nombre que asume la calle 23 desde la esquina de L hacia el norte hasta el Malecón. Es un centro de pulsante vida, con cines, hoteles, restaurantes, la sede de importantes ministerios, agencias publicitarias y turísticas y demoninado corazón de la ciudad.
El Parque Metropolitano, está en el extremo oeste del barrio siendo un sitio de esparcimiento y recreación. En el Vedado está también la Plaza de la Revolución, antigua Plaza Cívica, con el monumento erigido para conmemorar el centenario del nacimiento del Apostol cubano, José Martí. Esta plaza se ha convertido en centro de manifestaciones políticas y actividades culturales. Incluye además edificios como la sede de la Biblioteca Nacional, el Palacio de la Revolución (sede el gobierno), el Teatro Nacional, etc. También conocida es la zona llamada Nuevo Vedado, con construcciones aun más modernas, donde predominan casas de familia de estilo modernista, y que surgió como prolongación del Vedado tradicional, principalmente en los años 50 del siglo XX. Posteriormente se usó para la construcción de edificios doce plantas y dieciocho plantas para solucionar el problema de la vivienda en las décadas de los setenta y los ochenta.

Nessun commento: